Las bombas de vacío son distintas siempre entre ellas y cuenta con características especiales; sin embargo, es un hecho que todas necesitan un mantenimiento constante para su correcto funcionamiento.


Lo más recomendable es que estos momentos de limpieza ocurran cada bimestre o al menos una vez al año, según la clase de la bomba y el uso que se le dé. Recuerda que mientras sea más frecuente su uso, el mantenimiento deberá de ser más constante.


Algunos de los puntos importantes que debes tomar en cuenta son:


  • Los niveles de aceite que marca el cárter. Evita saturación en los filtros coalescentes. Te recomendamos cambiar el aceite cada 1,000 horas o cuando pierda su color original.
  • La tubería auxiliar solo debe desconectar de los puntos necesarios, al menos que vayas a desmontar toda la bomba de la base.
  • Usa un extractor para quitar el acople del eje.